Juramento de fidelidad al Papa Paulo VI

Más Vistas

Juramento de fidelidad al Papa Paulo VI
5.668,00 €
Fecha Original Siglo XVI
Publicación del Facsímil 1/7/1998
Número de Páginas 1
Volumen N/A
Encuadernacion 700x480
Encuadernacion La obra se presenta en estuche de lujo forrado en seda y piel.

Availability: DISPONIBLE

Descripción

Details

El Archivo Secreto Vaticano posee la más rica y famosa colección del mundo de sellos de oro: 81 piezas excepcionales, que se distribuyen cronológicamente entre los siglos XII y XIX. Hay 64 constituidos por láminas áureas, 13 en los que el metal precioso se usa como caja para salvaguardar el sello de cera y 4 de oro macizo. Entre éstos se encuentra el sello que editamos que fue enviado por Felipe II, validando un solemne documento, al Papa Paulo IV en 1555. (Tiene la signatura AA. Arm. I-XVIII, 522). Desde entonces esta obra de arte ha permanecido custodiada en el archivo privativo del papa con fama de ser el más hermoso sello que se guarda en el Vaticano y que ahora publicamos en formato facsímil.

El envío del documento, que está validado con el sello de oro se produce en un momento crítico en las relaciones de la Santa Sede con la monarquía española, a cuyo frente estaba todavía, aunque por poco tiempo, el emperador Carlos V. Tal vez el envío mismo del documento y el regalo al Pontífice de 800 gramos de oro: en puro arte puedan ser considerados como un intento de suavizar la tensión política existente; sirviera de velado aviso del príncipe de España al Papa de que su política lo llevaba al enfrentamiento con la monarquía más rica y poderosa de Europa. En todo caso, aquellas tensiones no se serenaron y la guerra de España contra el Papa y y su aliado el rey de Francia terminó con la victoria española en San Quintín (1557).

En cuanto al contenido, debemos considerarlo como una formalidad que se venía haciendo desde épocas anteriores y que consistía en que todo nuevo rey del Reino de Sicilia (que comprendía Nápoles, llamada Sicilia citerior, y Sicilia estricta o Sicilia ulterior) había de enviar al papa un juramento de fidelidad por la investidura del Reino, reconociendo expresamente que lo poseía por la sola gracia y mera liberalidad de la Sede Apostólica. En este caso, Felipe II, uniendo el título de rey de Inglaterra a los propios de la monarquía española, recuerda que la posesión de Sicilia y Jerusalén fue reservada por los Sumos Pontífices a los reyes de Aragón en tiempos de Julio II y León X a cambio de un censo anual y cumplimiento de ciertas condiciones, y cómo el emperador Carlos, su padre, renunció en él los citados Reinos y el Papa Julio III le concedió su investidura. Por lo cual, manda dar a su sucesor en la silla de San Pedro, Paulo IV, esta carta sellada con su sello de oro en testimonio de su juramento de fidelidad.

Información Adicional
Fecha Original Siglo XVI
Publicación del Facsímil 1/7/1998
Número de Páginas 1
Volumen N/A
Encuadernacion 700x480
Encuadernacion La obra se presenta en estuche de lujo forrado en seda y piel.